Todo sobre "menos gasto agua"

Agua en la oficina: menos gasto, más consumo

El agua, como bien más preciado de nuestro planeta, debe tratarse y conservarse de la forma más sostenible por el bien de todos. “No es lo mismo gasto que consumo, el primero debemos reducirlo en nuestras empresas y concienciar a nuestros empleados de ello; el segundo debemos potenciarlo para mejorar la salud de nuestra plantilla” El consumo y consecuente malbaratamiento de agua es una de las partidas de gastos en las que a menudo menos reparan las empresas. Un uso inadecuado o excesivo del agua provocará un incremento de nuestros costes variables y, además, nuestra contribución al empobrecimiento de la calidad de nuestro medioambiente. Los trabajadores concienciados con el medioambiente son en muchos casos minoría, siendo el resto propensos a tener actitudes frente al consumo de agua que, por otra parte, pueden no tener en sus hogares. La diferencia está en el bolsillo, pues en un caso paga la empresa el uso del agua en la oficina, mientras que en sus casas sale de su sudor y tiempo, por lo que procuran minimizarlo en la medida de lo posible. “Con esto, no queremos decir que se deba reducir el gasto en agua al mínimo o a niveles antihigiénicos, nos referimos a racionalizar su uso y, sobre todo, eliminar aquel que sea innecesario” Todas las empresas deberían priorizar este control del gasto en agua con sistemas de incentivos y beneficios para los trabajadores que menos consuman. Tampoco debe convertirse en una competición en la que gane un único empleado, pero...