Todo sobre "ideas"

Iluminación solar mediante botellas con agua

Iluminación solar mediante botellas con agua

Desde hace algunos pocos años a tras, la idea original de Alfredo Moser se ha difundido a nivel mundial a través de los medios, la iluminación solar mediante botellas con agua. Ahora volvemos a difundirla como una forma sostenible de no solo ahorrar energía sino de llevar luz hacia los hogares con menos condiciones económicas. De Brasil para el mundo Alfredo Moser, un ingeniero mecánico, es el inventor de la iluminación solar mediante botellas con agua. La idea surgió de la necesidad, ante los constantes cortes de fluido eléctrico que se viven en ciertas zonas de Brasil. Querer iluminar su taller de mecánica le conllevó a utilizar elementos de la vida cotidiana, botella plástica de gaseosa, agua, cloro y mucho ingenio para crear una nueva forma de iluminación solar. Pronto muchos vecinos adoptaron esta idea. Iluminación solar para los más necesitados En Filipinas también se ha adoptado la idea mediante un proyecto social llamado “Liter of Light” (un litro de luz). Dicho proyecto tiene como meta inmediata el iluminar un millón de hogares de bajos recursos económicos durante el 2012. Esta idea la podemos adoptar tanto para ahorrarnos el gasto de iluminación diurna como para reducir las emisiones de contaminantes generadas por las empresas generadoras de electricidad. Es posible que debido al tipo de construcción urbana, la iluminación solar mediante botellas con agua requiera de muchos cambios estructurales. Lo que no sucede cuando el techo está compuesto por calaminas de metal o asbesto. Instalar la iluminación solar mediante botellas...

El ahorro de energía es dinero

En estos tiempos que atravesamos, en los que las palabras «crisis» y «ahorro» campean por doquier, hemos decidido crear esta guía práctica, con el fin de aportar ideas y soluciones en temas relacionados con el ahorro de energía, con el fin de que, por un lado, consigamos ahorrarnos un dinero, posiblemente más importante del que pensamos a primera vista, y por otro lado, aprendamos a aportar lo que es ya un valor social con nuestra forma particular de vivir el día a día. Tengamos en cuenta, por ejemplo, que una eficiencia energética en nuestro hogar, no solo hace que nuestra casa sea un lugar mucho más agradable, sino que también nos traerá beneficios interesantes a más o menos corto plazo. Incluso aseguraría que con ese ahorro producido se podrían pagar todas las mejoras que los aparatos domésticos vayan necesitando e incluso contribuir bastante al costo de comprarnos aparatos nuevos. Creo que merece la pena plantearnos esta actitud, caso de que no estemos llevándola a la práctica hasta este momento, ya que esa forma de comportamiento redunda de manera importante tanto a nivel personal como social. Cada familia gasta anualmente en servicios públicos y cuentas relacionadas con la energía un dinero bastante considerable, y si somos sinceros nos daremos cuenta de que una parte importante de esa energía se desperdicia por nuestra falta de control, ya sea en la casa o en el uso cotidiano del coche. Debemos tener muy presente que, por ejemplo, generar la electricidad que se necesita...