Hogar

El Certificado Energético de Viviendas, obligatorio para vender o alquilar una vivienda

Aproximadamente hace dos años que quedó implantada en España la obligatoriedad de disponer del Certificado Energético de las Viviendas. Este certificado abarca tanto a las viviendas que se vendan como a las que se alquilen. Claro que, como sucede en otras cosas de este país, mucha gente hace caso omiso al tema por falta de información sobre todo o bien porque ponen en práctica la picaresca en este asunto. Muchos de los que se hacen con este certificado ni siquiera saben que tendrá una vigencia de diez años y que deberán hacerlo presencialmente y no pasar datos por teléfono al técnico para que lo elabore, con el riesgo de falsedad en las características que ello conlleva. Para obtener el Certificado Energético de Viviendas, un técnico homologado deberá calificar el grado de eficiencia de una vivienda, detallando si el edificio está preparado para ahorrar energía o la derrocha por cualquier motivo relacionado con su estructura. La valoración será más o menos aceptable en función de la letra que se indique en el certificado. Si es A, tanto el comprador como el inquilino podrán ahorrar energía durante su estancia. Por el contrario, si es F o G hay un problema que debe subsanarse. Las anomalías detectadas pueden tener que ver con ventanas, calefacción, puertas o cualquier otro motivo que ni siquiera se haya apreciado hasta entonces. Cuando surge un comprador o un inquilino, éste sabrá a qué atenerse en función de la información que se le suministre a través del certificado. Ha pasado el tiempo desde la implantación de este sistema de información al usuario y aún es palpable la desidia, la falta de información y la picaresca que gira en torno a este asunto, viéndose por muchos como solamente una tasa o un impuesto más que ha creado el estado y perjudicando con ello al consumidor que tiene todo el derecho a saber a qué se va a enfrentar en cuestiones energéticas cuando habite la vivienda que ha comprado o que ha alquilado. Muchos se llevarán la dolorosa sorpresa en las facturas del agua y del gas, entre otras, cuando ya no tenga remedio. Si le damos un poco la vuelta al tema, para el que vende o alquila este certificado supone una garantía con sus corresponientes ventajas añadidas. Por ejemplo, el mostrar el certificado al inquilino o al comprador, donde se se vea con claridad que el edificio cumple con lo establecido en eficiencia energética, y hacerle ver que este hecho le supondrá un significativo ahorro anual en energía, siempre será un valor añadido para justificar el precio a cobrar por alquiler o venta. Pero para conseguir que el Certificado Energético de las Viviendas funcione como debe, hace falta...

Leer más

Las nuevas tecnologías a favor del ahorro energético

El ahorro de energía lo podemos aplicar de manera efectiva en nuestra vida cotidiana sin que por ello debamos realizar un gran esfuerzo cada día. Realmente se trata de una actitud y un acto de conciencia social que nos lleva a realizar un cúmulo de pequeños detalles que, una vez creado el hábito, se realizan de manera casi automática, contribuyendo con ello al cuidado del medio ambiente y de nuestra propia economía. Hay que tener en cuenta que en el ahorro energético influyen dos partes. Por un lado está la conciencia del usuario y por otro la labor de los fabricantes de aparatos de nueva tecnología que suponen una ayuda extra y muy importante en el ahorro de consumo y en la reducción de nuestras facturas. En este último caso, solo hay que observar el hincapié que se hace desde hace algunos años en los envases de productos, en los que se resaltan sus propiedades ecológicas. Sin que ni siquiera tengamos aún el objeto en nuestras manos ya se nos indica a través de gráficos e iconos que el fabricante nos está ofreciendo algo que favorece el medio ambiente y el ahorro. Ello ha llevado a que el consumidor prefiera adquirir, por ejemplo un aparato de aire acondicionado o un frigorífico, que cumpla con las expectativas de ahorro de consumo que se pretende, sin sacrificar por ello todo el encanto y las prestaciones que tiene la tecnología de vanguardia. Todos sabemos que los nuevos productos tecnológicos para el ahorro de energía son más inteligentes y cuentan con termostatos, sensores de ahorro o baterías de más duración y que reducen costes energéticos. Claro que a todo esto hay que añadir el lado humano, encargado con sus buenos hábitos de sacar el máximo partido a todos esos aparatos que utilizamos con frecuencia en el trabajo o en el hogar. Un estilo de vida más verde no significa perdernos nada de lo que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Únicamente se trata de aplicar un compromiso común de cara al mantenimiento del planeta y de la sociedad a la que pertenecemos. Here is a collection of places you can buy bitcoin online right...

Leer más

Todo lo que necesitas saber del certificado de eficiencia energética

Desde el pasado 1 de junio de 2013, las viviendas en venta o en alquiler deben disponer obligatoriamente de un certificado de eficiencia energética. De no ser así, los propietarios pueden ser multados con sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, según el Real Decreto aprobado el 5 de abril de 2013. Este certificado especifica mediante una escala de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 de una vivienda en comparación con las dimensiones del edificio. De este modo, se pretende que el comprador o el inquilino pueda valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido para la toma de decisiones de compra o alquiler. Para solicitar el certificado energético de una vivienda deberemos acudir a un arquitecto técnico o ingeniero con las competencia adecuadas para llevarlo a cabo. Los precios y tarifas del certificado de eficiencia energética son variables ya que cada técnico establece sus propios precios. Si bien es cierto que se pueden encontrar arquitectos que realizan la certificación energética a muy buen precio. Por lo general, todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler están obligados a tener una certificación energética. La normativa también incluye algunas excepciones como los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, edificios y monumentos protegidos en los que se altera su carácter o aspecto, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas. Una vivienda con mejor eficiencia energética tiene una menor exigencia de calefacción y/o climatización. Además suelen ser viviendas construidas con materiales de mayor calidad y en su conjunto son más eficientes energéticamente. De este modo, una vivienda con una cualificación energética alta necesitará menos energía y eso a la larga se convierte en un ahorro económico...

Leer más

Edificios pasivos. Construcciones con consumo de energía casi nulo

Hemos tenido acceso a un interesante informe de Alejandro Cobos Ballano, director de División de Green Building – LEED AP, Asesor BREEAMES INERIA Management, sobre los edificios pasivos y el método Passivhaus. Esta guía nos aporta bastante luz sobre la posibilidad de realizar construcciones con un diseño específico y muy estudiado, al que hay que añadir una ejecución meticulosa y profesional que haga que apenas requieran ningún aporte energético para mantener las condiciones termohigrométricas en su interior. Alemania fue el primer país en desarrollar casas pasivas. Eso sucedía hace ya ochenta años. A esta iniciativa pronto se sumaron otros paises del centro y norte de Europa. En 1988 y utilizando un ejemplo construido en Darmstadt (Alemania) se plantearon los parámetros que debían reunir estas construcciones y al que denominaron el estándar Passivhaus. Este estándar se reguló en al año 1966 por el Passiv House Institute (PHI) en el que colaboró el Dr. Feist junto con el profesor Bo Adamson. El PHI tiene como objetivo la aplicación económicamente viable del estándar, siendo líderes en investigación, utilización y certificación de edificios pasivos. Aunque al principio solo se llegó a aplicar a viviendas unifamiliares, en la actualidad se está aplicando ya a diferentes tipologías de edificios, desde bloques de viviendas hasta guarderías, colegios, polideportivos, etc. La estrategia de cualquier edificio pasivo se centra en una combinación de orientación de los huecos, puentes térmicos, control de infiltraciones y aislamiento térmico. Se complementará además con unas instalaciones técnicas de ventilación y recuperación térmica que garantizarán la ventilación en todo momento y las condiciones de temperatura en situaciones extremas. Estos edificios aplican tecnologías sencillas que no requieren estar pendientes de corrientes de aire, de la ventilación o del control de las instalaciones. Es decir, que su utilización no precisa de atención por parte de sus ocupantes. Aunque las soluciones aplicadas deberán adaptarse a casa caso concreto, el concepto de edificio pasivo es aplicable a cualquier tipo de climatología. Por ejemplo, en climas cálidos la protección solar y la refrigeración pasiva serán fundamentales, mientras que en climas fríos la conservación del calor interior y la ganancia solar serán prioritarios. Para una información más amplia, una guía completa puede descargarse...

Leer más